9 de diciembre de 2013

Nocturna compañía



Que te acaricien el cabello generalmente se siente muy bien. A menos que sean las tres de la mañana, estés dormido, con todas las luces apagadas y vivas solo.

6 comentarios:

  1. Creo que me moriría del susto.

    http://ventanadefoto.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  2. Echa a correr ya!!!!!! Pocasnpalabras que encienden el interruptor del miedo dentro de uno.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  3. ¡Caramba! La primera línea anunciaba otra cosa... Qué estupendo relato, Miguel.
    Un saludo
    JM

    ResponderEliminar
  4. Hola Antonia!
    Ya seríamos dos difuntos del susto.
    Un abrazo y gracias por pasar.

    ResponderEliminar
  5. Juan Luis que gusto!
    Nada más el pensar que pueda suceder pone los pelos de punta y a veces sucede, eso dicen.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Juan Manuel como estas!
    Como siempre muchas gracias por tus comentarios.
    Un pequeño giro en este relato en el que por lo visto, en la otra vida el fantasma seguía enamorado.
    Un fuerte abrazo y gracias por la visita!

    ResponderEliminar