1 de agosto de 2013

Alta médica




El nódulo tiroideo ahora puede estar tranquilo, la operación a la que fue sometido para extirparle el Presidente fue todo un éxito.

6 comentarios:

  1. Qué bárbaro. Se enfermó de "presidente".
    ¿Cómo dice, enfermera? Sí, sí. Tírelo ahí a la izquierda (o al revés) que después se corre solo.
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Jejejeje el pobre nódulo se enfermo de ese extraño mal que padecen algunos líderes mundiales, parece ser el mal de moda.
    ¡Saludos Diego y gracias por la visita!

    ResponderEliminar
  3. Pero por acá encontraron "todo tomado" cuando abrieron y no hubo nada que hacer.
    Tremendo.
    Beso va, Miguel.

    ResponderEliminar
  4. Ouch! Eso si que es malo, el poder presidencial ya se había apoderado completamente del cáncer. ¿Se puede imaginar un diagnóstico peor? Seguramente no.
    Beso enorme de regreso San!

    ResponderEliminar
  5. Un regreso con rotundidad, Miguel. Ya leeré los periódicos por si algo así ha ocurrido.
    Un saludo
    Juan M

    ResponderEliminar
  6. No creo que haya ocurrido y espero que no vuelva a suceder jamás, ¡pobres nódulos!
    Un abrazo Juan Manuel!

    ResponderEliminar