18 de noviembre de 2012

Deseos



El domador moría por ver mi expresión al sentir la falta de oxígeno. Yo por ver la suya cuando girara y quedáramos frente a frente. Esa fue la última vez que nadamos juntos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario